Grandes temas de filosofía

La filosofía son problemas. Problemas que apremian al hombre, pero que también lo asombran. La filosofía se preocupa por el pensamiento de los grandes hombres que nos han precedido, da voz a las reflexiones que se han formulado en su ejercicio, y busca formar a los hombres para que lleven una vida más digna. Pero su núcleo se encuentra en la dedicación a los problemas. La atención al pensamiento de los grandes filósofos sirve al descubrimiento de la verdad. En el fondo no son más que acompañantes que nos ayudan a profundizar en el camino, a llegar y ver más lejos. Y cualquier aporte que pueda hacer la filosofía al enriquecimiento de la vida humana surge de haber pensado con profundidad las preguntas que nos atañen más radicalmente. Solo desde la profundización de Sócrates en el valor y sentido de la virtud se entiende su oposición a la injusticia que le llevó a la muerte. Sin haber visto el Sol no es posible llevar ninguna luz a los habitantes de la caverna.

En esta sección no pretendemos hacer un tratamiento sistemático de todos o alguna parte de los problemas filosóficos. Ni siquiera nos lo planteamos como proyecto. Más bien es una colección de temas que hemos reflexionado juntos o individualmente y de los que nos vemos capaces de hacer una modesta aportación que permita hacer crecer, pensar y avanzar en el camino de la filosofía a los que visitáis nuestra página.

* * * *

Filosofía de las religiones

Aproximación al hecho religioso en su fenomenología y diferentes manifestaciones e identificación de los rasgos básicos de las grandes religiones. Una exposición de algunas de las tradiciones religiosas más significativas de la humanidad para mostrar cómo el ser humano, a través de sus diversos contextos culturales, ha ido realizando la búsqueda del sentido trascendente de su existencia mediante diferentes religiones.

* * * *

Diferencia hombre - animal

* * * *

Reflexiones sobre el dolor y sufrimiento

El tema del mal padecido, cuyas dos figuras principales son el dolor y el sufrimiento, es un tema perenne. Como es de esperar, la filosofía del siglo XX le ha prestado atención. Una atención que ha aportado análisis muy fecundos, sobre todo, desde la fenomenología.