Volver atrás

Consumismo

Es una estrategia global de la economía que se ha convertido en una concepción global de la vida y del hombre, caracterizada por la identificación de la felicidad con el “tener”, con una acumulación de bienes que relega a un segundo plano el crecimiento moral del ser humano. Obedece a un modo de entender la economía –producción y distribución de bienes necesarios para la vida de los hombres– en el que prima la producción sobre la satisfacción de necesidades reales: La producción a gran escala, pensada para ofrecer un mayor beneficio al productor, exige que los productos sean consumidos y que no se den excedentes.

Así, se estimula el consumo mediante la creación de necesidades artificiales y la circulación del dinero, dando a entender que quien más consume es más rico, vive mejor y es más feliz, y generando un sentimiento permanente de insatisfacción que impulsa continuamente a la demanda y adquisición de productos.

Es una manifestación del economicismo o preponderancia de los intereses económicos a la hora de juzgar lo que tiene valor y lo que no lo tiene.